Montar un gimnasio casero

Si dispones del espacio necesario, montar un gimnasio casero es una de las mejores decisiones que podrás tomar. Las ventajas son múltiples: puedes entrenar cuando quieras, puedes adquirir el material que prefieras y será un gimnasio enfocado totalmente a tus objetivos.

En esta guía, vamos a centrarnos en montar un gimnasio dedicado al entrenamiento de fuerza (Powerlifting, Halterofilia, Strongman …). Con esto queremos aclarar que no vamos a tener en cuenta elementos como cintas de correr, bicicletas o máquinas de cardio.

Montar un gimnasio en casa puede ser muy costoso y llevar mucho tiempo. Debes estar muy seguro antes de realizar la inversión. Si has estado entrenando durante bastante tiempo adelante, pero si acabas de empezar, dedica tiempo para aprender sobre el deporte en el que estás interesado. Empieza en un gimnasio cercano hasta estar seguro de que un gimnasio casero es la mejor opción.

Planificación

Antes de realizar ninguna inversión, debes pensar muy bien qué material necesitas para montar tu gimnasio y el espacio del que dispones. No compres material antes de tiempo para luego darte cuenta de que no va a entrar en tu habitación, garaje o trastero. Toma medidas del espacio del que dispones y del material que tienes en mente.

Otro factor fundamental es el presupuesto. Calcula cuál es tu presupuesto como punto de partida, y si de verdad puedes permitírtelo. Puede empezar con un presupuesto de 2000 euros para comenzar, e ir ahorrando cada mes para adquirir nuevos productos a final de año. Planifica bien tus compras para no acabar endeudado y teniendo que malvender el material.

Busca por mercados de segunda mano, gimnasios que vayan a cerrar o quieran renovar material. No hace falta montar un gimnasio casero con material a estrenar. Todo lo que puedas ahorrar te beneficiará a la larga.

Material básico de un gimnasio casero

Para la mayoría de personas es suficiente con un rack o jaula de potencia, un banco, una barra olímpica y unos 150 kg en discos olímpicos.

Con este material podrás realizar los ejercicios básicos (sentadilla, press de banca y peso muerto) de manera segura.  Además podrás realizar un montón de ejercicios con barra diferentes. Con este material podrás entrenar durante mucho tiempo. Si además es de buena calidad, es posible que nunca necesites renovar.

¿Dónde comprarlo?

En general, la mejor opción para comenzar es comprar material de segunda mano. Puedes encontrar en aplicaciones de segunda mano bastantes ofertas de particulares y gimnasios que quieren deshacerse o renovar material. Todo dependerá de la zona donde vivas.

Si dispones de un gran presupuesto puedes optar por material nuevo de marcas punteras, como puede nser Eleiko, Rogue o Ivanko. El precio de estas marcas es bastante elevado, aunque bien es cierto que es material que va a durar toda la vida. Pueden interesarte algunas marcas más económicas como pueden ser Maniak, Maximus Crosslifting o SingularWod.

Compara precios y escoge la opción que mejor se ajuste a tu presupuesto y tus necesidades.

Rack o jaula de potencia

En general, la mayoría de levantadores prefieren una jaula de potencia en lugar de un soporte. Esto se debe a que levantas dentro de la jaula, que dispone de soportes de seguridad para evitar que el peso caiga sobre ti cuando fallas. Esto es especialmente útil para press de banca.

Algunos soportes también vienen con dispositivos de seguridad, sin embargo, debes tener cuidado de que estos dispositivos sean lo suficientemente largos y resistentes para que puedas hacer sentadillas con seguridad. Además, tienen que ser lo suficientemente resistentes como para soportar que se caigan pesos pesados desde cierta altura.

Al elegir una jaula de potencia, hay un par de detalles que debes tener en cuenta. Primero, debes conocer la capacidad de peso de la jaula. En segundo lugar, asegúrate de que sea un acero de calidad. Tercero, también tienes que saber el espacio entre agujeros. Este espacio determinará las opciones que tienes para colocar la barra y las barras de seguridad. En general, la separación entre agujeros es de 2,5 cm.

Si tu presupuesto es reducido, puedes ver cómo montar un soporte para sentadillas casero.

Los discos

A la hora de montar tu gimnasio casero, debes elegir bien qué discos vas a elegir, si discos olímpicos o discos estándar.

Los discos olímpicos cuentan con un diámetro interior de 50,4 mm, esto hace que estos discos sean específicos para las barras olímpicas. Además, estos discos los puedes encontrar calibrados. Esto quiere decir que van a tener un margen mínimo de error respecto al peso marcado. La mayoría de estos discos no tienen recubrimiento de caucho y tienen unas medidas estándar.

Dentro de los discos olímpicos podemos incluir los bumpers. Estos discos están hechos de caucho de alta densidad y están enfocados a soportar caídas contra el suelo. Si vas a hacer levantamientos olímpicos vas a necesitar estos discos junto con una plataforma que amortigüe la caída. También es una opción si quieres reducir el ruido de los golpes en peso muerto.

Los discos estándar son los típicos discos que te puedes encontrar en cualquier gimnasio. Su diámetro interior es inferior al de los discos olímpicos, por lo que si te decantas por esta opción tendrás que comprar una barra con la misma medida que los discos.

Como siempre, todo depende de tu presupuesto y objetivos. Si el entrenamiento va a ser general sin objetivos muy concretos, puedes entrenar perfectamente con los discos normales. Si por el contrario tus objetivos son más concretos y quieres tener un material más profesional, la opción debe ser discos olímpicos. La diferencia de precio también puede ser un factor determinante.

La barra

La idea es comprar una barra de buena calidad si entra dentro de tu presupuesto. La barra será la pieza central de tu gimnasio. Normalmente la gente suele decantarse por las barras de Rogue o Eleiko, pero no es necesario empezar tu gimnasio con una barra de gama alta. Busca una barra en la que puedas cargar bastante peso, tenga un buen agarre y se adapte a tus necesidades.

El banco

Los bancos suelen ser caros dependiendo del modelo y prestaciones. La mejor opción para comenzar es buscar un banco plano y barato. Los bancos ajustables dan mucha variedad a tus entrenamientos, pero son bastante caros en general. Ten en cuenta que con un banco plano puedes crear una ligera inclinación si pones unas alfombrillas o discos por debajo.

El suelo

Si vas a montar un gimnasio en casa, debes proteger el suelo con unas buenas esterillas de caucho. Estas esterillas van a proteger el suelo de posibles caídas de discos o barras, además de absorber el ruido y las vibraciones. También actúan como superficie antideslizante.